Casi todo lo que necesita saber sobre el intercambio de autocaravanas

¿Quizá haya oído hablar del intercambio de vehículos recreativos? El principio, sobre el papel, es relativamente sencillo, ya que se trata de cambiar temporalmente un vehículo por otro para poder visitar un país que suele estar muy lejos del propio.

¿Quiere saber más? Este artículo es para ti.

¿Cómo funciona?

Basado en el modelo de intercambio de casas o apartamentos, que se ha extendido por todo el mundo, el intercambio de autocaravanas tiene mucho que ofrecer a los propietarios.

En efecto, si usted es propietario de una autocaravana, ahora tiene la posibilidad de intercambiarla. Se trata simplemente de ponerla a disposición de otro autocaravanista que viva en el extranjero y desee visitar su país. A cambio, usted utilizará su «casa rodante» para visitar la suya, ya sea solo, en pareja o con su familia. Por supuesto, la operación será totalmente gratuita, ya que se trata de un canje, y por tanto de un préstamo de vehículo desde el punto de vista legal. 

¿Para quién es?

Como su nombre indica, la bolsa de autocaravanas se dirige, por tanto, a los propietarios de autocaravanas, pero no sólo… También a los aficionados a la furgoneta transformada, o a los que tienen un «VR», un «motorhome» o un «RV», ya que así llamamos a este tipo de vehículos al otro lado del Atlántico, en Canadá o en Estados Unidos.

Imaginemos una familia de autocaravanistas franceses que quiere hacer un viaje por carretera en Quebec. Al mismo tiempo, una familia propietaria de un VR en la zona de Montreal, que desea descubrir España. Por lo tanto, es posible el intercambio de vehículos y su equipamiento. Les queda ponerse en contacto, organizar las cosas y preparar las maletas para coger el avión.

¿Desde cuándo existe eso?

Para averiguarlo, primero hay que ver la historia de la autocaravana como tal y su evolución.

Este último hizo su aparición a principios del siglo XX y en su momento estaba reservado a unos pocos privilegiados, ya que su precio se acercaba entonces al de una casa. No fue hasta la década de 1970 cuando se comercializó a gran escala. Al principio era relativamente espartano, de hecho en la mayoría de los casos se trataba de furgonetas equipadas. No es hasta finales de los años 90 cuando los fabricantes desarrollan realmente modelos mejor dotados y equipados, con el fin de satisfacer la creciente demanda. Demanda que proviene especialmente de los jóvenes jubilados que buscan libertad y viajar.

Así pues, los primeros intercambios de autocaravanas comenzaron a producirse a principios de la década de 2000. No sólo siguen el desarrollo del vehículo de ocio en Europa, América y otros lugares, sino que han nacido principalmente gracias al desarrollo y la accesibilidad al mayor número de Internet. Qué alegría encontrarse en la jubilación y poder viajar con todas las comodidades necesarias… ¡Y por qué no plantearse hacerlo en otro lugar que no sea el cercano a casa, ya que ahora es posible hacer la misma pregunta al mundo entero!

¿Por qué va a crecer esto?

Sencillamente porque el intercambio de autocaravanas encaja perfectamente en la economía colaborativa, que se ha convertido en un auténtico fenómeno social, ya sea en el turismo, por supuesto, pero también en el transporte, la vivienda, el equipamiento, la alimentación o los servicios. Hoy, sea cual sea el sector de actividad, es inevitablemente posible intercambiar un bien o un servicio, prestarlo, alquilarlo, venderlo, regalarlo o compartirlo a través de plataformas comunitarias.

Bajo el impulso de Internet y tras la crisis económica, se trata de hecho de una nueva forma de consumir que sigue desarrollándose, en todo el mundo. Ahora es posible para algunos llegar a fin de mes y para otros disfrutar sin gastar sus ahorros. Un concepto basado en el «win-win» que cada día gana más adeptos. Más allá del aspecto económico, este modo de consumo también es atractivo a nivel humano, ya que fomenta la solidaridad y los vínculos sociales. No olvidemos la dimensión ecológica con la que los individuos pueden identificarse en este nuevo modo de consumo. 

En resumen, la transición al siglo XXI y el desarrollo de Internet han impulsado literalmente a nuestras sociedades a una carrera de consumo, el famoso «producir más para vender más». El mercado de los vehículos recreativos no fue una excepción a la regla, ya que los nuevos aspirantes querían acceder a este tipo de vehículos, para ser los felices propietarios de este «objeto» sinónimo en cierto modo de prestigio. Querían tener el privilegio de viajar libremente y con un nivel de confort cercano al de un hogar… Hoy ha llegado el momento del consumo colaborativo y con él la pregunta «¿cómo aumentar el uso de un bien o servicio a través de la compartición, el intercambio, la venta o el alquiler, entre particulares? «. En cuanto a la autocaravana, ahora se ve superada a largo plazo por el regreso de la furgoneta transformada. Sus adeptos, más jóvenes y a menudo todavía activos, están menos apegados a la comodidad que al uso que les da este modo de viajar. Más que un bien que poseerán y al que estarán muy apegados, su «vehículo recreativo» adquiere todo su significado para estos nuevos consumidores: ¡se entusiasman con las experiencias que podrán vivir gracias a él!

Así, el intercambio de autocaravanas, furgonetas reconvertidas y, en definitiva, todo lo que se parezca a una «casa rodante» debería tener un brillante futuro por delante…

Julien D.

Tribu Duigou
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
GIF-NEWSLETTER-ES
También por descubrir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *